Hay un Islam Latinoamericano

 

El mundo islámico es basto, culturalmente complejo, si bien existe una unión indivisible con la cultura árabe, muchos pueblos le han impreso su huella. Algunos ejemplos de ello son la cultura turca, persa, africana, pakistaní y la antigua cultura andalusí o las influencias menos conocidas como la de los musulmanes de Malasia, Indonesia, de los Balcanes y China. 

Este proceso se ha dado gracias a la aprehensión del Islam por dichos pueblos, entendiendo que no existe dicotomía entre cultura e Islam, que hay un enriquecimiento mutuo. Con sus defectos y virtudes, han logrado su propia amalgama. 

Cada sociedad islámica se diferencia en sus aportes culturales, como las artes, la música, la pintura, la arquitectura, y también el idioma y la comida. Pero sobre todo se distinguen en el pensamiento; no en todos los países se vive el Islam de igual manera y, dada la fuerte corriente de personas que han adoptado el Islam en los últimos años, América Latina no es ninguna excepción. 

Muchos musulmanes, lejos de perder su identidad latinoamericana, la refuerzan. Gracias a ellos podemos ver bailarines de tango, músicos de folclore latino, actores, escritores, etc. as mesas de los Iftares (ruptura del ayuno en Ramadán) se llenan de tacos, enchiladas, empanadas, arepas, feijoada, mate, facturas, asado, carbonada, tamales, locro, etc., preparados con ingredientes permitidos para un consumo sano.

Pero, sobre todo, se refleja en el pensamiento, y en las acciones. Al vivir en un entorno laico o cristiano, en su gran mayoría, los musulmanes latinos acompañamos a nuestras familias en sus celebraciones religiosas, aceptamos la diversidad cultural; y de credo sin condenar a nadie, sin odios por las diferencias, en una sana y pacífica convivencia. Así, las acciones y el diálogo intercultural e interreligioso se dan de forma natural. 

Apoyarnos en nuestra cultura es la forma de no olvidar nuestros orígenes, de no renegar de lo que fuimos, de no separarnos de nuestros seres queridos y amigos, de no ser extranjeros en nuestra tierra, de no escapar de los problemas comunes y de ser parte de la solución. 

También es una oportunidad de trabajar las diferencias internas e intracomunitarias, una oportunidad para entender que no todos los musulmanes pensamos igual, ni vivimos el Islam de la misma manera. Es momento de permitirnos una autocrítica, para poder detectar los focos de violencia e intolerancia. 

Realmente el Islam es un mensaje universal, un mensaje que abraza todas las culturas. Aceptar nuestras singularidades es la manera de conformar una sola Umma (Comunidad islámica), diversa y rica en sus diferencias.

 

Augusto Pipo Kumvich

Augusto was librarian of the Islamic Center King Fahd and have worked for 3 years as a consultant for the Department of Religious Affairs, Government of the City of Buenos Aires and for a year in the Ministry of Cult of the Chancellery Argentina. He is one of the members of the Islamic Inclusiva Network Latin America and the Caribbean.


The views and opinions expressed in this article are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official policy or position of Muslim World Today.


Showing 4 reactions

Please check your e-mail for a link to activate your account.